Foto: RTV.es

Un mes de cuarentena para Francia

En la madrugada del 18 de marzo, Francia anunció un nuevo confinamiento a causa del COVID-19, dado el colapso de varias instituciones de salud, serán 16 departamentos donde se implementará esta normativa, para reducir el nivel de contagios.

La capital del país atraviesa una situación preocupante, pues llegó a 419 casos positivos de la enfermedad. Por tal motivo, el primer ministro Jean Castex dio a conocer que a partir de las 7:00 pm del viernes, tiendas no esenciales y viviendas, fueron restringidas durante un mes completo, tras la rápida expansión de la pandemia en el territorio, añadió el funcionario.

Así mismo, el presidente Emmanuel Macron se pronunció al respecto, durante una jornada de consultas con personal médico y alcaldes de la región capitalina: “Seamos claros, estamos en una tercera ola sobre todo por el aumento de esta famosa variante británica”.

Posteriormente, el Gobierno planteó la posibilidad de permitir salidas, durante los fines de semana a parques y establecimientos al aire libre, manteniendo la idea de estar a un radio de 10 kilómetros entre los ciudadanos, con el fin de evitar al máximo los espacios cerrados.

Cabe resaltar que, ya se habían realizado dos confinamientos previos, los cuales dejaron grandes pérdidas económicas, por ende, esta vez hay una apuesta hacia un enfoque territorializado en la gestión de crisis, con un costo de 1.200 millones de euros, afirmó el Ministerio de Economía, Finanzas e Industrias.