Foto: Instagram: @marcelagarciacp

Las buenas noticias también importan

En estos tiempos de crisis que vive la mayor parte del mundo, las noticias con mayor flujo suelen ser tristes, es decir, son noticias sobre tragedias o violencia y, por supuesto, sobre el COVID-19. Por lo cual, las pocas noticias o acontecimientos alegres se ven opacados.

En marzo del año pasado, todos se sentían temerosos en el país. Algunos, gracias a esto, actuaban sin pensar y se dejaban llevar por el pánico, y claramente todos estaban atentos a los reportes que daban los medios de comunicación minuto a minuto; además de las publicaciones en redes sociales dando consejos o alertando de qué tan peligroso era lo que se avecinaba. Entonces, toda la información que las personas recibían incrementaba ese temor ya mencionado.

Fue cuestión de tiempo para que la mayoría notara que mucha información sin fuente confiable era falsa y que, además, esta atentaba o perjudicaba a quienes creyeran en ella. Asimismo, pasados los meses, las personas se percataron de los daños que causaba escuchar día a día la cantidad de muertes y las cifras de contagiados a causa del virus. Esto también iba acompañado de otros factores que fueron afectados por la pandemia, como el desempleo o el aumento de la violencia doméstica.

Todavía cabe mencionar que, pese al confinamiento, aun había casos de violencia y que, posterior a este, claramente aquella aumentó, tanto así que dio lugar a protestas en Bogotá, ciudad capital. Esto está relacionado con las problemáticas sociales del país que, por su parte, muchos de los usuarios en redes prefirieron tomar en burla mientras otros decidieron manifestar su desacuerdo con los acontecimientos que dieron lugar el pasado año.

Por eso, es medio de tantos malos eventos, es placentero informarse de buenas noticias que tal vez no involucren a todos los colombianos, pero que sí pueden llegar a motivarlos, puesto que, como ya se mencionó, las malas noticias en Colombia abundan.

El pasado 3 de marzo se casó la reina de Carnaval 2016, Marcela García, con su actual esposo Sergio Chams. Después de una larga espera, como ya sabrán sus fieles seguidores, Marcela se casó en Punta Cana acompañada de sus seres queridos, con una pequeña ceremonia llena de amor y unión familiar. Hay que recalcar que toda la ceremonia fue transmitida en vivo a través de la cuenta de Instagram de la exreina, hecho que sorprendió a muchos, pues estos eventos suelen ser íntimos.

La transmisión contó con 91.000 espectadores, quienes se mostraron felices por la unión de la pareja y, de igual modo, se contagiaron del notable amor que ambos manifestaban con caricias, miradas y sobre todo con las palabras que Marcela y Sergio se dijeron en el momento de los votos.

Este evento virtual, para los espectadores, fue sin duda un encuentro que conmovió y, seguramente, logró hacerlos olvidar por un instante la realidad que aún enfrenta el país con el virus, y también las malas noticias que acompañan a este.

Informarse es necesario, pero también lo es tomar aquellas cosas que pueden aportar buenas energías y emocionar para bien. Todo esto sin dejar de darle la importancia requerida a los graves acontecimientos del día a día. Entonces, es necesario hacer un balance, porque claramente la vida está llena de cosas buenas y malas.