Foto: perteneciente a Catalina Castellanos

“Mi realidad”, la exploración del joropo y pop juntos

Un nuevo sonido colombiano llega de la mano de Catalina Castellanos, para dejar en lo más alto las bases del folclor colombiano con un toque de pop; un sencillo que presenta como un salvavidas para afrontar los retos de la vida.

Esta vez la artista presenta “mi realidad”, su más reciente sencillo que busca mantener las raíces de la música llanera, juntando así el cuatro, un arpa, el bajo, percusión y su voz, generando toda una esencia musical única que nos lleva a recordar lo que es un buen joropo, sumergiéndonos así en un sonido pop alternativo que deja de lado su parte acústica para convertirse en una nueva onda musical.

«“Mi realidad” representa superación y expresa un sentimiento de seguir hacia adelante, afrontando los retos que el destino ponga en el camino», comenta Catalina en el comunicado.

Para la intérprete, la música ha resultado su mejor aliado e incluso uno de los elementos que hacen parte de su diario vivir; es así como ha logrado, por medio de sus letras, expresar sus ideales, contar historias y, sobre todo, se ha dado a la tarea de crear nuevos experimentos musicales, hallando en la música un salvavidas.

«Mi proyecto musical nace hace siete años cuando me mudé a Boston a estudiar en Berklee College of Music. Fue muy difícil llegar a otro país, alejarme de mi familia y encontrarme con una nueva cultura, pero esto me sirvió para comenzar a escribir canciones que me ayudaran a expresar los sentimientos encontrados, donde sentía que estaba viviendo una gran experiencia, pero a la vez un vacío muy grande al estar lejos de Colombia», comenta Catalina.

 

Su conexión con la música la puso en marcha junto a su vida profesional al estudiar musicoterapia, pensando ante todo en la posibilidad de conectar a las personas con la magia musical, logrando mejorar su calidad de vida; un ideal que mantiene en cada paso que da al componer, pues busca fortalecer sus emociones y sentimientos con cada nota.

 

En cuanto a la canción, Catalina cautiva en su inicio al dar un suave intro con arpa y cuatro, mientras nos transporta a la Región de la Orinoquía con su voz, en una melodiosa y poderosa letra que conecta todos los sentidos con sus palabras, para entender lo que quiere decir su realidad; sumado a esto esa lucha diaria que debe tener contra sí misma, tal cual como lo canta ella: “me encuentro en un momento con la realidad definiendo un sentimiento de lo que será una pena una condena, una vida, una melodía y mi voluntad”.

 

 

«Esta canción nace en un momento de muchos cambios en donde debía adaptarme a nuevos lugares y realidades. La mejor manera de canalizar esta nueva etapa de mi vida fue, a través de la música, incorporando parte de las raíces que me hacen ser quien soy», enfatiza la cantautora.

Así es, entonces, como una joven de 24 años le apuesta a los sonidos colombianos y a buscar nuevas formas de incorporarlos en su legado musical sin dejar atrás esas raíces de su país, enfatizando en que su música será siempre el mejor modo de expresión ante las adversidades.