Foto: Contagio Radio

Irregularidades en reclutamiento militar

Múltiples denuncias han sido presentadas ante la Personería de Bogotá por la forma en que el Ejército Nacional está llevando a cabo los procesos de reclutamiento al sur de la ciudad, donde se estarían presentando retenciones arbitrarias.

 

Durante los últimos días, se dio a conocer el caso de 13 jóvenes que fueron abordados en estaciones de Transmilenio en la localidad de Usme por algunos miembros del Ejército Nacional, quienes de manera forzosa les confiscaron sus documentos, y posteriormente, los trasladaron al Batallón de Artillería número 52, ubicado en el mismo sector, para definir su situación militar pese a no contar con una citación válida.

 

Por su parte, Julián Pinilla, personero de Bogotá, afirmó lo siguiente “La Personería de Bogotá, con acompañamiento de la comunidad, recibió la información de familias y organizaciones de derechos humanos que el batallón de Artillería ubicado, en la localidad de Usme, 13 Jóvenes fueron reclutados de manera irregular”.

 

Tras lo ocurrido, familiares de los detenidos hicieron pública su inconformidad dadas las irregularidades en el accionar de las fuerzas armadas, considerando tales hechos una vulneración a los derechos humanos, pues algunos de los jóvenes habrían sido intimidados. Así pues, la Sentencia T-455 de 2014 de la Corte Constitucional, prohíbe las redadas en las cuales privan de la libertad a personas al interior de instalaciones militares, con el fin de incorporarlas al Ejército.

 

Así mismo, el Artículo 4 de la Ley 1861 del 2017, estipula el servicio militar como un deber constitucional dirigido a todos los colombianos de servir a la patria, que nace al momento de cumplir su mayoría edad para contribuir y alcanzar los fines del Estado encomendados a la Fuerza Pública«. No obstante, también están contempladas algunas excepciones sobre aquellos que decidan ejercer el derecho fundamental a la objeción de la conciencia, quedando exonerados de esa responsabilidad por motivos éticos o religiosos.

 

Cabe resaltar que, en distintas zonas de la ciudad, se han presentado escenarios similares, en los que careciendo de autorización judicial dentro de los procedimientos, se siguen realizando “batidas” por parte de la institución.