Foto: EFE

Reproducen las facciones del primer neandertal de Países Bajos

En Holanda, el Museo Nacional de Antigüedades entregó una restauración facial del primer neandertal.

Se trata de Krijn, un adolescente que vivió hace 50.000 o 70.000 años aproximadamente. Un equipo de arqueólogos y paleontólogos —dirigido por Luc Anthonis— identificó una parte de su cráneo hace más de dos décadas. El fósil fue encontrado en Nueva Zelanda luego de que el mar del Norte lo desterrara con ayuda de una draga de succión establecida cerca a la costa.

Gracias al hallazgo del hueso, cuya medida era tan solo de 10×6 centímetros, se dio comienzo a los estudios que tendrían lugar en la Universidad de Leiden y en el Instituto Max Planck. A partir de las investigaciones, que duraron casi veinte años, se determinó que Krijn era un joven corpulento, de extremidades macizas. Del mismo modo se diagnosticó que la alimentación del hombre estaba fundada primordialmente en carne.

También, un análisis hecho a los isótopos que aún se encontraban en la pieza permitió reconocer una deformación en el ojo derecho del neandertal. Un bulto cuya hinchazón pudo obstaculizarle la vista y que, en simultáneo, pudo deberse al efluvio de un tumor. Es la primera vez que los expertos registran una masa anormal en los fósiles de este tipo.

Para los procedimientos de reparación facial, los científicos se basaron no solo en las características del fósil, sino también en otros dos aspectos fundamentales. Por un lado, compararon el cráneo de Krijn con el cráneo de más neandertales. Por el otro, cotejaron propiedades como el color de ojos, de cabello y de piel.