Foto: CNN

Corea del Norte conmemora su aniversario con un desfile masivo

En la madrugada del jueves el gobierno norcoreano convocó a un espectáculo popular que tuvo como fin la celebración de los 73 años de independencia en la ciudad de Pyongyang.

El evento patrio, realizado en la plaza Kim II-Sung, se caracterizó por no exhibir el inventario de armas intercontinentales que Corea del Norte ha revelado al mundo en festividades anteriores. Por ejemplo, en enero pasado, la nación enseñó un misil balístico proyectado desde un submarino. Esta vez, además de las filas militares, la comitiva de marchantes estuvo conformada por obreros, investigadores y científicos que hacen parte de la unidad encargada de prevenir las enfermedades de emergencia.

En vista de que el homenaje estuvo dirigido en gran parte a las instituciones médicas, los participantes del desfile usaron trajes antifluido y máscaras de gas. Fue llamativo que el país de Asia Oriental haya puesto como protagonista al Covid-19; dado que desde que empezó la hecatombe sanitaria no se ha comunicado públicamente un brote colectivo del virus. Incluso, las autoridades de la república aseguran que durante la pandemia en Corea del Norte no ha habido todavía un positivo. Sin embargo, los expertos extranjeros consideran que es una aseveración dudosa.

A principios del 2020 la nación norcoreana cerró sus fronteras para evitar la transmisión del germen mundial dentro de su territorio. De la misma manera, intensificó la seguridad de las zonas fronterizas con un alambrado que si es interrumpido por alguien, este puede llegar a ser asesinado. Pese a las estrictas medidas, en el desfile del 9 de septiembre ningún ciudadano portaba el tapabocas. Además, el gobierno estatal ha rechazado las vacunas de las farmacéuticas AstraZeneca y Sinovac; por lo que aún nadie ha sido vacunado.

Por otro lado, la celebración también se distinguió de otras conmemoraciones por el hecho de que el líder nacional, Kim Jong-Un, no pronunció algún discurso de provocación. En cambio, se limitó a saludar a los habitantes desde una plataforma. Por ese motivo, fue Ri II-Hwan quien alentó a la multitud, asegurando que se continuará invirtiendo en las fuerzas militares para la consolidación cada vez más separatista de una unidad interna.