En la madrugada del domingo, en zona rural de Tumaco, una balacera provocó la muerte de 5 personas entre las cuales hay una menor de edad.

El episodio, conocido como la masacre número 73 del 2021, se produjo en el corregimiento de Llorente, en el kilómetro 63 de la carretera que lleva a la vereda El Carmen. Según el informe de los heridos y las personas que se encontraban en el sitio (discoteca Bonks), fue alrededor de las 3:00 de la mañana que individuos armados se bajaron de una camioneta blindada y, sin aviso ni reparo, comenzaron a disparar. Dos de las víctimas fallecieron casi de inmediato en la discoteca. Estas últimas fueron llevadas a la morgue del Instituto de Medicina Legal. Por su parte, los demás lesionados fueron trasladados al hospital San Andrés en el pueblo de Chilví.

Hasta ahora el número total de muertos es cinco, por lo que tres de ellos alcanzaron a llegar al centro médico, pero fenecieron después de que la pesadez de las lesiones no pudiese ser revitalizada. Pese al saldo de víctimas mortales, dos de los heridos —tras ser intervenidos quirúrgicamente— aún se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI); uno de ellos tiene tan solo 17 años.

Conforme al reporte clínico, la mayoría de laceraciones se ocasionaron en las piernas y pies. Además, se sospecha que el acto de sicariato pudo haber sido planeado por alguna organización ilegal entre las cuales están GAO-r, Los Contadores y Urías Rondón. De acuerdo a lo supuesto por el testimonio de los habitantes y las investigaciones iniciales del Ejército Nacional, el tiroteo se dio a causa de una disputa territorial; pues desde hace un tiempo los homicidas vienen enfrentándose por el manejo administrativo de la zona.

Al cabo, ya se ha determinado la identidad de tres de las cinco personas fallecidas: Yency Valery Osorio Naranjo de 15 años, Solima Valecilla de 25 e Iván Arturo Burbano de 44.