Xi Da Vinci, biotecnología para salvar vidas.

El siglo XXI es reconocido por el desarrollo de grandes avances tecnológicos que han marcado un antes y después en diferentes aspectos del ser humano como la reparación y creación de tejidos en 3D, un ejemplo de esto es la impresora 3D del Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa (WFIRM) por sus siglas en inglés

Continuando con la evolución de la tecnología, hoy hablaremos sobre Xi Da Vinci; según un artículo publicado en el sitio web de la clínica española Cemtro, Da vinci, ‟es un robot esclavo, que obedece al cirujano aumentando su capacidad para operar con precisión y destreza, reduciendo el temblor y proporcionando una visión excepcionalmente clara de la anatomía del paciente.”

Una vez que el paciente está anestesiado y le han sido colocados los puertos de acceso a través de pequeños cortes de 8 mm en la piel, el robot se adapta a estos puertos para introducir los instrumentos quirúrgicos. El cirujano visualiza el interior del paciente en tres dimensiones, como si estuviera dentro, gracias a un sistema de visualización estereoscópico de alta definición que permite ampliar la imagen para poder visualizar la anatomía microscópica cuando es necesario

Entre los múltiples beneficios que ofrece Da Vinci, está la posibilidad de visualizar simultáneamente las imágenes diagnósticas que se realizaron antes de la cirugía, o la localización de las biopsias que resultaron positivas dentro de la próstata para ayudar al cirujano a comprender mejor la anatomía de un tumor mientras lo opera, permitiéndole al cirujano  utilizar un sistema de fluorescencia que le ayuda a localizar los vasos sanguíneos, reduciendo el sangrado durante las operaciones gracias a incisiones más pequeñas que favorecen una rápida recuperación .

La consola se conecta a un potente ordenador que es el “cerebro” del robot, que proyecta en una pantalla lo que el cirujano está viendo y haciendo, y que permite que los ayudantes puedan interactuar con el cirujano durante la intervención, dibujando o señalando sobre la pantalla y transmitiendo al cirujano sus impresiones sobre la misma.