La Organización Mundial de la Salud busca mejorar el acceso a medicamentos para el tratamiento de la diabetes.

Del 21 de junio al 2 de julio se realizó virtualmente la 23ª reunión del Comité de Expertos en Selección y Uso de Medicamentos Esenciales. El Comité de Expertos examinó 88 solicitudes de inclusión de medicamentos en la 21ª Lista Modelo OMS de Medicamentos Esenciales y en la 7ª Lista Modelo OMS de Medicamentos Pediátricos Esenciales.   

Para establecer estas medidas fueron consultados y posteriormente convocados para participar los departamentos técnicos de la OMS, quienes lo hicieron de manera activa y decisivamente con respecto a las solicitudes relacionadas con las enfermedades de las que se ocupan.

Según un comunicado de prensa de la OMS, ‟Las Listas de Medicamentos Esenciales actualizadas incluyen 20 nuevos medicamentos para adultos y 17 para niños; adicionalmente, especifican nuevos usos para 28 medicamentos ya listados”.

En el mismo comunicado afirman ‟Los cambios recomendados por el Comité de Expertos aumentan el número de medicamentos considerados esenciales para atender necesidades clave de salud pública a 479 en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales y a 350 en la Lista Modelo de Medicamentos Pediátricos Esenciales.”

La OMS es la institución modelo en el análisis y garantía en temas de salud, por ello las Listas Modelo son actualizadas cada dos años por un Comité de Expertos formado por reconocidos especialistas del mundo académico, de la investigación y de la profesión médica y farmacéutica. Este año, el Comité ha subrayado la necesidad urgente de actuar para promover un acceso equitativo y asequible a los medicamentos esenciales a través de las listas y de medidas complementarias.

El limitado suministro de insulina y los elevados precios en varios países, de ingresos bajos y medios, constituyen actualmente un importante obstáculo para el tratamiento. Por ejemplo, en la capital de Ghana, Accra, la cantidad de insulina necesaria para un mes le costaría a un trabajador el equivalente a 5,5 días de sueldo al mes. La producción de insulina se concentra en un pequeño número de instalaciones de fabricación, y tres fabricantes controlan la mayor parte del mercado mundial.

La decisión de incluir en las listas los análogos de la insulina de acción prolongada (insulina degludec, detemir y glargina) y sus biosimilares, junto con la insulina humana, tiene como objetivo aumentar el acceso al tratamiento de la diabetes ampliando las opciones de tratamiento.

Así pues, los análogos de la insulina de acción prolongada ofrecen algunas ventajas clínicas adicionales a los pacientes gracias a su acción de duración prolongada, que garantiza que la glucemia pueda ser controlada durante períodos más largos sin necesidad de una dosis de refuerzo. Además, presentan una ventaja particular para los pacientes cuya glucemia es peligrosamente baja con la insulina humana. Se ha demostrado que la mayor flexibilidad que ofrecen los análogos de la insulina en cuanto a horarios y dosis mejora la calidad de vida de los pacientes con diabetes.