Foto: DW

El megayate nuclear que busca combatir la crisis climática

El empresario Aaron Olivera planteó la construcción del megayate nuclear «Earth 300», con el fin de reunir a acaudalados y científicos que sostengan y ahonden la investigación del cambio climático ocasionado por los yates.

A pesar de que el bosquejo del «Earth 300» fue emitido al mundo en marzo del 2021, el proyecto del megayate se hizo viral en los últimos días. Según los planificadores, la embarcación, prevista para ser estrenada en el 2025, tendrá la labor de compendiar datos que favorezcan la suavización de los efectos secundarios producidos por el calentamiento global; pues a lo largo de la más reciente pandemia, los multimillonarios intensificaron el uso de los buques para mantenerse aislados, lo cual originó un impacto perjudicial en el medio ambiente, dado que, de acuerdo a un estudio hecho por la Universidad de Indiana, las naves producen más de 7.000 toneladas de CO2 al año.

El «Earth 300» será la combinación del ecologismo y los lujos; además de prometer una experiencia turística, recopilará las averiguaciones que permitan acortar la crisis climática. Con un modelo sumamente futurista, el buque tendrá una longitud de 300 metros, donde cabrán 13 pisos, 24 laboratorios científicos, 20 suites y una plataforma para helicópteros. Asimismo, la materialización del megayate estará respaldada por organismos como la International Business Machines Corporation (IBM), el estudio de arquitectura naval Iddes Yachts y la empresa de clasificación de barcos RINA.

Por otro lado, el vehículo global minimizará al hasta ahora yate más grande del mundo: el Azzam, de 179 metros, que pertenece a la familia real de Abu Dabi —capital de Emiratos Árabes Unidos—. Por último, cabe decir que el «Earth 300» estará monitoreado y sostenido por una computadora cuántica que beneficiará su velocidad y potencia. Igualmente, y aunque en principio el megayate utilizará un combustible sintético, se espera que el buque emplee un reactor de sal fundida, para, de ese modo, estar libre de emisiones tóxicas.