Foto: ABC

Gran descubrimiento en Jerusalén

Arqueólogos han hallado un retrete que posiblemente es del primer templo construido en Jerusalén, de unos 2.700 años de antigüedad. Este retrete fue desenterrado en la finca real del siglo VII a.C., cerca del complejo turístico Beit Shatz.

El retrete es un bloque cuadrado de piedra caliza con un agujero en el centro, debajo de este hay una fosa séptica excavada en la roca, como los sanitarios que todos tenemos en casa. Según Yaakov Billig, director de la excavación, se trata de un hallazgo muy raro: “Solo los ricos podían permitirse retretes”. La excavación no ha terminado, pero se espera que la letrina tenga de 1,5 a dos metros de profundidad, de igual manera fueron halladas algunas vasijas, en las cuales se supone que ponían los aceites con aroma o inciensos; estas aún se están investigando.

La finca real tenía columnas de piedra caliza de la mejor calidad y una vista a la Ciudad Vieja, la cual funcionaba en la época de los reyes de Judea. Esta fue descubierta el año pasado y el cuarto de aseo hacía parte de la construcción de la finca, según asegura el periódico israelí Haaretz. “Es fascinante ver cómo algo tan común para nosotros hoy en día como un retrete era un artículo de lujo en la época de los reyes de Judea”, afirma Eli Eskosido, jefe de la Autoridad de Antigüedades.