Científicos africanos desarrollaron segunda vacuna para combatir la malaria.

La enciclopedia médica Medline Plus define la Malaria como una “enfermedad parasitaria que involucra fiebres altas, escalofríos, síntomas similares a los de la gripe y anemia”. Esta enfermedad es causada por la picadura del mosquito infectado, llamado anofeles, que a su vez es portador de parásitos llamados esporozoítos, que se desplazan por el torrente sanguíneo secuestrando los glóbulos rojos donde se incuba el parásito, hasta llegar al hígado.

El desarrollo de este biológico en África es uno de los mayores avances de la humanidad, sin olvidar la vacuna SPf66 desarrollada por el Científico colombiano Manuel Elkin Patarroyo, pues anualmente la malaria causa más de 220 muertes a nivel mundial, a pesar de ser una enfermedad tratable si se diagnostica a tiempo.

La Organización Mundial de la Salud afirmó:  “La vacuna fue desarrollada en África por científicos africanos y es la primera inmunización contra una enfermedad parasitaria, no viral. Su elaboración tomó más de 30 años.

También se destacó que los resultados se dieron tras una prueba piloto con la participación de más de 800.000 niños procedentes de países africanos como Ghana, Kenia y Malawi, países a los que el director general de la OMS, Tedros Adhanom, agradeció su participación en los ensayos.

Adhanom también resaltó que el programa que mostró la inocuidad de la vacuna no se detuvo pese a la pandemia de Covid-19; adicionalmente, continuó diciendo: “Aprendimos que la vacuna es segura y reduce significativamente los casos de malaria grave con peligro de muerte, además de que estimamos que su costo es asequible”.

Una de las mayores preocupaciones de la OMS es la consecución de recursos económicos para la distribución y comercialización en masa de este biológico, y es también allí donde se concentra el foco de atención, ya que su lugar de producción favorece a la población con mayor necesidad; para lo cual la OMS solicita cooperación internacional.

El director general de la Organización Mundial de la Salud insistió desde el principio de la conferencia en que tras el trabajo de los científicos tiene que haber respaldo financiero, y adelantó que la agencia a su cargo se movilizará masivamente para buscarlo.