Foto: tododisca.com

Trombosis: un silencioso pero preocupante tema de salud pública

Trombosis, un tema que debe incluirse en la agenda pública a nivel mundial.

Con el pasar del tiempo y los continuos cambios de vida tanto, a nivel tecnológico como evolutivo, han surgido nuevas enfermedades o se han agudizado algunas que han existido desde siempre. Los hábitos de vida como el sedentarismo, la alimentación, el consumo de algunos fármacos, entre otras, abren las posibilidades a enfermedades como la diabetes y la trombosis de todos los tipos.

Esta enfermedad se produce a causa de problemas de circulación sanguínea, pues al realizar el recorrido, la sangre, que se transporta desde el corazón hacia los pies, circula por las arterias; una vez en el pie, a través de los capilares, la sangre vuelve por las venas hacia el corazón, y del corazón a los pulmones, para oxigenarse.

Se le conoce como trombosis a la formación de coágulos (solidificación de sangre). Este fenómeno se convierte en algo problemático al producirse en las arterias (trombosis arterial), y en las venas, principalmente de las piernas (trombosis venosa profunda), causando inflamación e intenso dolor que debe ser tratado inmediatamente para evitar complicaciones, como el flujo interrumpido de sangre y muerte del tejido. Adicionalmente, este coágulo puede desprenderse de su lugar de origen y viajar hasta los pulmones causando tromboembolismo pulmonar.

Según un artículo publicado por el medio de comunicación Infobae, el 13 de octubre se conmemora el Día Mundial De La Trombosis, ‟Una iniciativa global creada por la Sociedad Internacional De Trombosis y Hemostasia (por sus siglas en inglés), que busca concientizar sobre la enfermedad”.

Esta enfermedad ocasiona 1 de cada 4 muertes a nivel mundial y se presenta por múltiples causas como el consumo de medicamentos con estrógenos o de remplazo hormonal; también, puede producirse durante el embrazo.

Cabe destacar el nivel de riesgo de la trombosis asociada al cáncer, ya que esta puede provocar cuatro veces más probabilidades de desarrollar un coágulo de sangre grave. Este riesgo se debe a factores como: someterse a cirugías, hospitalizaciones, desarrollar infecciones y trastornos de la coagulación genética por factores específicos del cáncer (tipo, etapa de desarrollo en la que se encuentre, tratamiento, y algunos biomarcadores).