Run Run —el zorro andino que vendieron como perro siberiano en un mercado de Comas, localidad de Lima, Perú— fue apresado este martes por el Servicio Forestal de Fauna Silvestre y, seguidamente, trasladado al zoológico Parque de las Leyendas.

La criatura conmocionó a los medios de comunicación internacionales en las últimas semanas, dado que se dio a conocer por ser el zorro que durante más de cinco meses fue educado como animal doméstico; pues sus protectores, creyendo que él era un perro, lo trataron de esa manera. Sin embargo, las sospechas sobre su especie comenzaron cuando el padre de familia notó que el aroma de sus excrementos rebasaba la naturaleza de un hedor común. Además, el presunto canino empezó a acechar cuyes, gallinas y patos, para, luego, alimentarse con ellos, por lo que sus guardianes tuvieron que pagar un monto de hasta 350 soles como recompensa a las desapariciones ocasionadas por el «perro».

A pesar de que Run Run escapó de su casa el pasado 24 de mayo, aún se le veía circundar la colonia con frecuencia, de suerte que el Servicio Forestal de Fauna Silvestre pudo, después de repetidas jornadas, atraparlo con la ayuda de una anestesia aplicada mediante un dardo-jeringa. Tras la captura, el zorro fue llevado al zoológico de la capital donde recibirá asistencia médica y tendrá que pasar cuarentena, ya que, según lo informaron los expertos, al zorro no le está permitido el regreso a su hábitat por nunca haber vivido en él.

Conforme a lo dicho por la familia cuidadora, el zorro fue comprado en el bazar de Sol Naciente a un precio de 52 soles. Los animalistas, por su parte, han rechazado el hecho argumentando que el tráfico de animales no puede ser lícito, debido a que atenta contra la conservación de los ecosistemas y, por lo tanto, debe ser una falta penalizada.

Por último, cabe mencionar que una gran cantidad de usuarios han manifestado su desacuerdo con la captura de Run Run: señalan que al zorro se le ve desanimado y que su permanencia en el zoológico no será una solución, sino, por el contrario, el ahondamiento del cautiverio.