¿Acaso el Gobierno no se cansa de hacer el ridículo en el exterior? Es un hecho que, con un índice de desaprobación del 79%, el mandato de Duque pasará a la historia como uno de los más ineficientes, desalmados y cubiertos de mermelada de la historia; pero ¿qué necesidad de que el mundo se avergüence de las payasadas ajenas de nuestro país? Esto, al parecer, se convirtió en toda una práctica deportiva por quién la caga más.

Y es que el hecho no es para menos, ya que si hablamos de las pronunciaciones más absurdas del 2021, el ministro de defensa, Diego Molano, se podría colgar una presea olímpica. Realmente hay que ser muy lambón para adular a Israel, declarando a Irán como enemigo de Colombia, pero también muy cínico como para no esperar un rechazo de la embajada iraní en nuestro país.

Esto no es nuevo, ya que nuestra amada tierra cuenta con un pasado bastante triste en este tipo de actos tan bochornosos. Esto sumado al hecho de ser uno de los países más corruptos en el mundo y el primero en desplazamientos forzados, sin olvidar las continuas violaciones de derechos humanos en la mayoría de las pasadas marchas por el Paro Nacional y los numerosos crímenes de Estado en los cuales se ha visto incurrido el Gobierno colombiano.

Además, si no tenemos para suplir las necesidades básicas de nuestro propio país, en donde constantemente mueren niños de desnutrición, se desplazan familias enteras de sus tierras a causa del conflicto armado y cada semana ocurren más de dos masacres, ¿qué creen que pueda pasar si nos declaramos enemigos de un país militarmente sobresaliente como Irán? El chiste se cuenta solo.