La festividad inició en Damasco, capital de Siria, con distintos bailes tradicionales, en celebración por el festival Días de la cultura. Esto a pesar de las distintas sanciones y ataques de la Casa Blanca.

La ministra de Cultura, Lubana Mushawah, afirma: «Mediante este festival arrojamos luz sobre la autenticidad de nuestra cultura, nuestra diversidad y armonía».

Por su parte, el representante de Siria en la ONU, George Yabbour, afirmó que este festival es totalmente necesario para que el pueblo de Siria recupere la confianza que tenía perdida por los fuertes acontecimientos.

“El festival demuestra que para nosotros la cultura representa nuestras raíces arraigadas en la historia y nuestra capacidad de renovar y modernizar”, comenta el representante Mousa Aldulnor, decano de periodistas en Siria, quien apoya el festival, pues expresa que es necesario para la preservación y conservación de la identidad cultural de la nación.

Con el fin de preservar y conservar la cultura, la Asociación Civil de Biblioteca Pública para los niños, la cual queda en la ciudad Latakia, en Siria, pretende seguir prestando sus servicios para todo público, dado que están dispuestos a proteger el espíritu de cada uno de los niños, los cuales también disfrutarán de escapar por un momento de la tensión que ha venido afectando a toda Siria desde hace aproximadamente 11 años. Estas tensiones han venido empeorando por las agresiones por parte de Estados Unidos. La asociación hará estos proyectos a pesar de las restricciones impuestas por el conflicto armado y las sanciones por parte de la Unión Europea y Estados Unidos.