El pasado martes 24 de mayo, la escuela Robb Elementary, ubicada en el estado de Texas, Estados Unidos, fue atacada por un joven de 18 años, quien mató a 19 niños y dos adultos; el individuo fue dado de baja.

Según las autoridades, los hechos se presentaron en horas de la mañana, y las víctimas eran niños de primaria, entre los 7 y 10 años. El sujeto que disparó en contra de la comunidad educativa fue identificado como Salvador Ramos, quien portaba, en el momento, dos armas de fuego, entre ellas un rifle.

El presidente Joe Biden lamentó lo ocurrido y dijo: “perder un hijo es que te arranquen un pedazo del alma. Nunca es lo mismo. Y es el sentimiento compartido por los hermanos, abuelos, familia y comunidades que quedaron atrás. Pido a la nación que ore por ellos, que les dé fortaleza en la oscuridad que sienten”.

Cabe resaltar que hace menos de dos semanas, los habitantes de Buffalo, Nueva York, vivieron hechos similares cuando un sujeto armando entró a una cadena de supermercado y acabó con la vida de diez personas afroamericanas. En Estados Unidos es legal la compra de armas; sin embargo, aunque este es un derecho constitucional, se han venido debatiendo las medidas que se deben tomar para regular esta ley.

Por: Eliana Rivera Moreno