¿Y si nos tomamos un café?