para qué abrió las piernas